Medjugorje, una experiencia maravillosa. testigo

Medjugorje, una experiencia maravillosa
por Pasquale Elia

En primer lugar, quiero aclarar que soy católico, pero no fanático, y mucho menos un practicante asiduo, me considero solo un creyente como muchos otros en circulación. Todo lo que voy a informar a continuación es lo que experimenté personalmente: una experiencia maravillosa que dura unos 90 minutos.

La última vez que estuve en Ceglie, en diciembre pasado con motivo de las vacaciones de Navidad, un pariente mío me contó que una niña (de las seis), que había recibido en Medjugorje (ex Yugoslavia), la aparición de la Madonna, vivía en mi ciudad de residencia, Monza.

Después de las vacaciones de fin de año y de regresar a Monza en la rutina diaria habitual, impulsada por una morbosa curiosidad más que por un interés real, intenté ponerme en contacto con esa señora.

Al principio encontré muchas dificultades, pero luego, gracias a los buenos oficios interpuestos por la Madre Superiora de un monasterio de clausura local (Sacramentine), logré tener una cita con Màrija (este es su nombre), para una reunión (oración) , en su casa.

El día y a la hora señalada, después de pasar el cheque (por así decirlo) del portero del edificio, llegué al apartamento ubicado en el cuarto piso de un elegante edificio residencial.

Fui recibida en la puerta por una hermosa jovencita, que sostenía en sus brazos a un encantador bebé de dos meses (su cuarto hijo). Como primer impacto, la impresión de que esa persona se despertó en mí fue encontrarme frente a una mujer amable, fina y muy cariñosa que conquistó al interlocutor con su dulzura. Entonces pude ver que ella es realmente una mujer muy dulce, generosa y desinteresada.

Al no poder hacerlo en persona porque estaba ocupada con la marioneta, me guió a dónde guardar el abrigo, al mismo tiempo me preguntó por los motivos de mi visita. Hablamos durante unos minutos como dos viejos amigos (pero era la primera vez que nos conocíamos), luego disculpándonos porque tenía que llevar los honores de la casa a los otros invitados, me acompañó al salón-comedor donde algunas personas ya estaban reunidas. (cuatro) se sientan en un sofá. Me mostró dónde podía tomar asiento y yo también. Sin embargo, antes de dejarme, me invitó a continuar nuestra conversación más tarde en la noche. Y así fue.

Era una habitación con una gran ventana de vidrio, amueblada con mucho gusto, una mesa de estilo Fratino, algunas sillas del mismo estilo que la mesa alrededor de las paredes, debajo de la mesa y frente al sofá, dos alfombras de fabricación decididamente oriental. Justo en frente de mi posición, apoyada casi contra la pared, una estatua de la Virgen Inmaculada, de aproximadamente un metro y medio de altura, muy similar a la Inmaculada que se conserva en nuestra Iglesia de San Rocco. La única diferencia es que el nuestro tiene un abrigo azul más intenso, mientras que el de la estatua en cuestión es de un azul muy pálido. Al pie de la efigie hay un jarrón de ciclamen de color rosa pálido y una canasta llena de coronas de rosarios, todos decididamente de un color blanco fosforescente.

Después de unos minutos más, un arzobispo de nacionalidad rusa llamado John se unió a nuestro grupo acompañado por tres sacerdotes (?). Todos llevaban vestimentas elegantes y preciosas como si fueran a celebrar un servicio religioso. Mientras tanto, los espectadores habían alcanzado los quince.

En este punto, Màri, cuando fue llamada por amigos y parientes (esposo, suegro, suegra y otros), después de haber distribuido la corona a cada uno de los presentes, comenzó a recitar el Santo Rosario.

Una serenidad indescriptible colgaba en la habitación, no se filtraba un ruido de la calle a pesar de que la ventana estaba abierta de par en par. Incluso el bebé de dos meses estaba muy tranquilo en el regazo de su abuela.

Una vez que se completó la recitación del Rosario, María invitó a un sacerdote católico presente a continuar con otro Rosario con el llamado Misterio "de la Luz", mientras que en el primero se había contemplado el Misterio "Gaudioso". Al final del segundo rosario, María se arrodilló frente a unos dos metros de la estatua de la Virgen, seguida por todos los presentes, incluidos los rusos, que continuaban recitando el Padre Nuestro, el Ave María y la Gloria, todos nosotros en italiano. en su lengua materna y el arzobispo Giovanni con sus colaboradores en ruso. Al tercer Padre Nuestro, después de decir ... que estás en el cielo ... Está bloqueado, ya no ha hablado, su mirada fija en la pared frente a él, incluso me pareció que no estaba respirando, apareció un trozo de madera más que vive una persona En ese preciso momento Maryja recibió la aparición de la Madre de Jesús y luego supe que la manifestación en esa casa ocurre todos los días.

Ninguno de los presentes vio ni escuchó nada que pudiera compararse con algo sobrenatural, pero todos estábamos cautivados por tal emoción que, sin darnos cuenta, rompimos en un grito incontenible. Ciertamente debe haber sido un grito liberador, porque al final todos estábamos más pacíficos, más pacíficos, diría que casi mejor. Un visitante frecuente de esa casa, mientras miraba, tomó dos fotos en dirección a Màrija, pero la luz del flash no tuvo ningún efecto en los ojos de la mujer. Esto lo puedo decir con certeza porque miré en esa dirección a propósito.

No sé cuánto duró la aparición, diez o tal vez quince minutos, realmente no tengo ganas de señalarlo. Yo también estuve emocionalmente involucrado en esa maravillosa experiencia.

En este punto, Marija se levanta seguida de todos los espectadores e informa textualmente: “Le he ofrecido a la Virgen tus dolores y tus sufrimientos y todo lo que me has representado. Nuestra Señora nos bendice a todos. Ahora habrá la celebración de la Santa Misa. Los que no tienen tiempo son libres de irse. Me quedé.

El arzobispo ruso Giovanni y sus tres colaboradores se fueron después de partir para despedirse.

Debo confesar que hace más de medio siglo que ya no recitaba el Santo Rosario, desde que era niño como monaguillo con Don Oronzo Elia en la iglesia de San Rocco.

Después de la celebración de la Santa Misa, después de una breve conversación con la Sra. Marija y su esposo, el Dr. Paolo, nos despedimos con la esperanza de volver a encontrarnos pronto, muy pronto.

Monza, febrero de 2003

La Sra. Marija Pavlovich, visionaria de Medjugorje, y su esposo Paolo querían invitarme, junto con mi pareja, a participar en una reunión de oración por la paz, esta vez. Luego aprendí que estas reuniones tienen lugar el primer y tercer lunes de cada mes.

La reunión tuvo lugar a las 21.00 pm del lunes 3 de marzo en la iglesia de las Hermanas Sacramentinas (Perpetual Adorers of the Blessed Sacrament). Una orden monástica enclaustrada fundada el 5 de octubre de 1857 por la Hermana Maria Serafina della Croce, también conocida como Ancilla Ghezzi, nacida el 24 de octubre de 1808 y otras tres hermanas. Concesión del papa Pío IX. Esa tarde, muy temprano (20.30), junto con un amigo común que, entre otras cosas, cantó en el coro hace un tiempo con Pavlovich, fuimos a esa iglesia. Una fábrica ubicada en la céntrica y elegante vía Italia de esta ciudad. A nuestra llegada ya había una pequeña multitud esperando detrás de la puerta aún cerrada. Poco después, la gran y única puerta se abrió y la gente entró en el pequeño templo y en pocos minutos no había más lugares para pararse. Al final, creo que ciento cincuenta y doscientas unidades se apiñaron en esa nave con aroma a incienso. A las 21.00 pm comienza la recitación del Santo Rosario, intercalada con una canción litúrgica con música gregoriana, seguida del canto de las Letanías en latín y finalmente el capellán de esa iglesia comenzó la función para la exposición del Santísimo Sacramento. La majestuosa custodia dorada dominaba desde el único altar de esa iglesia y reflejaba las luces dando la ilusión de que había otra lámpara en ese lugar. Ahora, de rodillas, comienza la adoración del Santísimo Sacramento, el sacerdote sugiere algunas reflexiones y meditaciones, mientras todo está en silencio, pero desde la otra fila de bancos puedes escuchar el sonido de un teléfono móvil, un pequeño grito sigue, luego silencio y más silencio, otro teléfono suena, otro grito, me duelen las rodillas, tengo un dolor en la espalda que trato de resistir, que aguanto con resignación seráfica, pero no puedo, me veo obligado a sentarme y, como yo, otros me siguen gradualmente. Sin embargo, mi pareja, a pesar de sus problemas de columna y rodilla, se resistió genuflexionada durante toda la ceremonia. Ella misma declaró entonces que no podía dar ninguna explicación de cómo podría manejarlo, nunca tuvo ningún tipo de dolor. Después de aproximadamente tres cuartos de hora, el sacerdote da la bendición y así termina el servicio religioso. Ahora, algunos niños pasan entre la gente y distribuyen un volante con el mensaje que Nuestra Señora de Medjugorje dejó a Marija Pavlovich el 25 del último mes de febrero. Afuera en el camino, eran las 23.00 de la noche, un aire frío y picante (alrededor de 4 °) nos acompañó al estacionamiento donde teníamos el automóvil. Creo que volveré el 3er lunes de marzo. Monza, marzo de 2003

Fuente: http://www.ideanews.it/antologia/elia/medjugorje.htm

Artículos Relacionados